La salvacion de los santos.


image

I. ENSEÑANZA BÍBLICA
· Dios promete guardar seguro a cada creyente verdadero hasta que lo lleve al cielo, sin importar las tentaciones o pruebas que enfrente. A pesar de que el creyente peca, no caerá del todo, sino que será guardado por el poder de Dios a través del don de la fe que persevera.
· Aquellos a quienes Dios ha aceptado en el Amado, los que ha llamado eficazmente y santificado por su Espíritu; aquellos a quienes les ha dado la preciosa fe que pertenece a sus elegidos no pueden caer ni total ni definitivamente del estado de gracia, sino que ciertamente perseverarán en él hasta el fin, y serán salvos por toda la eternidad, puesto que los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables. En consecuencia, Él continúa engendrando y nutriendo en ellos la fe, el arrepentimiento, el amor, el gozo, la esperanza y todas las virtudes del Espíritu que resultan en inmortalidad. (2ª. Confesión Bautista de Fe de Londres- 1689; Cap. 17, P.1)

II. CONCEPTOS EQUIVOCADOS
· No importa cómo viva ni lo que haga una persona: si ha “aceptado a Cristo” puede estar seguro de su salvación.
· Se puede perder la salvación en cualquier momento.
· Los que se alejan de Cristo, pierden su salvación.

III. DEFINICIÓN DE CONCEPTOS. Existen 3 nombres para referirse a esta doctrina:

A. La PRESERVACIÓN de los santos
Muchos calvinistas prefieren emplear esta frase porque enfatiza lo mismo que los demás puntos, i.e., la soberanía de Dios en la salvación, así como la verdad de que la salvación es toda de gracia desde el inicio hasta el fin. Entonces, el énfasis de este nombre está en el hecho que Dios “preserva” a todos aquellos que ha escogido y redimido y en aquellos en cuyos corazones él ha obrado el poder de su gracia irresistible.
Salmos 37:23, 24; 37:28; Isaías 49:16; Jeremías 32:40; Lucas 22:31, 32; Juan 6:39; 10:27-29; 17:11, 24; Romanos 8:35-39; I Corintios 1:7-9

B. La PERSEVERANCIA de los santos
Este es el nombre usado originalmente en los 5 puntos del Calvinismo (Los Cánones de Dort) y enfatiza la responsabilidad de cada creyente de continuar o perseverar en fe y en santidad.
Génesis 18:19; Salmos 119:33; Juan 6:51; I Juan 3:2, 3; 5:18; 2:19

C. Seguridad eterna
Este nombre enfatiza el bienestar que reciben los creyentes en cuanto a que se encuentran seguros en su salvación, no sólo en esta vida, sino también en la eternidad.
 

IV. BASE DOCTRINAL

A. La PRESERVACIÓN de los santos
1. Somos guardados por la promesa de Dios.(Juan 6:37-39)
2. Somos guardados por el poder de Dios. (Juan 10:28-30)
3. Somos guardados por el amor de Dios (Rom. 8:38,39)
4. Somos guardados por el sacerdocio de Cristo (Heb. 7:23-25)
5. Somos guardados por la presencia del Espíritu Santo (Efe. 1:13-14)

B. LA PERSEVERANCIA DE LOS SANTOS

1. El  creyente perseverará en su fe. Dios ha hecho que cada cristiano sea un creyente para toda la vida; o sea, que continuará creyendo hasta el fin.
· que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero… obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas. (1 Pedro 1:5,9)

      a. Esta fe es un don de Dios
· Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. (Efe. 2: 8-9)

      b. Esta fe pueden ser examinada y probada para verificar su durabilidad y
         permanencia.
· Por lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que, sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro (el cual, aunque perecedero, se prueba con fuego), sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo. (1 Pedro 1: 6-7 RV-95)
· Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan.  (Luc. 8: 13)

2. El creyente perseverará llevando fruto, i.e. sus obras
· Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece. Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte (1 Jn. 3: 13-14)
· Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia. (Luc. 8:15)

      a. Estas obras son un don de Dios.
· Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas (Efe. 2:10)

      b. Las buenas obras son el resultado de una fe verdadera
· Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta. (Santiago 2:26)

      c. Estas obras pueden ser examinadas y probadas para verificar su durabilidad y
          permanencia.
· Pues me temo que cuando llegue, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes; que cuando vuelva, me humille Dios entre vosotros, y quizá tenga que llorar por muchos de los que antes han pecado, y no se han arrepentido de la inmundicia y fornicación y lascivia que han cometido… Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? (2 Cor. 12:20-21; 13: 5)
· O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol. (Mt. 12: 33)

C. Caídas temporales en pecado
· La doctrina de la perseverancia no significa que los cristianos nunca son víctimas temporales del pecado, sino que nunca serán vencidos completamente por el pecado. Dios ejerce su gracia en sus corazones y guarda de una apostasía final aún al más débil corazón.
· Claro que el cometer pecado es inconsistente con ser cristiano, pues exhibimos en vergüenza a Cristo (Heb. 6:6), y damos la oportunidad para que nuestros enemigos blasfemen contra Dios (2 Sam. 12:14).
· El estado de un creyente es de guerra en este mundo. Pablo enseñó que las obras en la vida de muchas personas se quemarían porque están construidas con los materiales equivocados, aunque ellos mismo serán salvos “así como por fuego”
(I Corintios 3:12-15). El creyente, al igual que un hombre en un barco, puede caerse
una y otra vez en la cubierta, pero nunca del barco”. Charles H. Spurgeon

D. Una profesión externa de justicia no es siempre garantía de salvación
1. Tanto las Escrituras como la experiencia nos enseñan que con frecuencia nos equivocamos
al juzgar a los hermanos, ya que a veces es prácticamente imposible que sepamos si son verdaderos cristianos. Algunos caen de una profesión de fe, pero ninguno cae de la gracia salvadora de Dios
Jesús advirtió a sus discípulos acerca de los falsos cristos que muestran grandes señales y maravillas. La gente puede honrar a Dios con sus labios, pero su corazón están lejos de Él. (Marcos 7:6,7).
Juan dio la verdaera solución para estos casos cuando escribió: Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros. (I Juan 2:19).

2..La membresía de la iglesia no es ninguna garantía de que la gente sea cristiana. No
    toda la iglesia militante conformará la iglesia en gloria.

1. Las operaciones comunes del E.S. pueden conducir a una vida externamente religiosa,
inclusive hasta a una posición de enseñanza dentro de la iglesia. Pero se trata de una fe temporal, fundada en los espinos o en terreno pedregoso. Esta fe se basa en un estado mental, que cuando cambia, la fe desaparece y la persona cae en un estado de insensibilidad. La fe temporal viene y va, pero cada experiencia lo lleva de regreso a su estado normal de desinterés y mundanalidad.

2. La prueba dada por el Señor es: “Por sus frutos los conoceréis”  El verdadero carácter de estas experiencia solamente se puede conocer cuando estas experiencias son consistentes con una vida santa.

CONCLUSIONES
1. Si Ud. es un verdadero creyente, Ud. es salvo para siempre en Cristo. (Jn. 6:47; Heb. 13: 5b)

2. Si Ud. profesa conocer a Cristo pero no demuestra una fe y obras que estén perseverando, Ud. no tiene fe en lo absoluto. (Nótese el “Si…” en estas oraciones. El creyente es verdaderamente salvo “si” en primer lugar tiene una fe que persevera (1 Cor. 15:2; Col. 1: 22-23; Hebreos 3:12, 14)

3. Por tanto, es necesario que Ud. continúe en la fe y obras que corresponden a una verdadera salvación en Cristo. Si Ud. desea hacerlo así y puede hacerlo, Ud. estará demostrando una fe que persevera de verdad- la fe que sólo Dios puede dar

Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: